«Bio-ética» = «ética de la vida»

La confirmación precisa y firme del valor de la vida humana y de su carácter inviolable, irreductible, que por su valor intrínseco, reclama ser tratada con amor de benevolencia.
La responsabilidad de la promoción y defensa del derecho a la vida, un compromiso existencial y práctico a favor de todas las personas, en especial, de los más débiles
Argumentar auténticamente la existencia y la condición espiritual del alma humana en diálogo real con las ciencias biomédicas contemporáneas.
Es una ciencia moral, no técnica, que ofrece criterios éticos a las ciencias experimentales sobre la vida.

domingo, 5 de abril de 2009

Introduccion

Es incuestionable que lo más decisivo en el hombre es su vida, que se inicia en la gestación y culmina en la muer­te. En consecuencia, no sólo el actuar del hombre, sino que su misma vida es objeto de la consideración ética. Pero la vida humana -su origen, conservación y acabamiento-, que es objeto de estudio de la Biología, de la Ge­nética, de la Medicina..., ha experimentado tales avances científicos, que a nuestra época cabe denominarla como la «era biológica», al modo como la década de los años cua­renta se llamó la «era atómica». Como es lógico, estos avances han de ser recibidos con gozo, dado que están destinados no sólo a conocer el ori­gen y la naturaleza de la vida, sino que ayudarán a una notable mejora en la calidad de vida del hombre.

(extraido del texto formulado por el Pbro. Luis Rifo F.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada