«Bio-ética» = «ética de la vida»

La confirmación precisa y firme del valor de la vida humana y de su carácter inviolable, irreductible, que por su valor intrínseco, reclama ser tratada con amor de benevolencia.
La responsabilidad de la promoción y defensa del derecho a la vida, un compromiso existencial y práctico a favor de todas las personas, en especial, de los más débiles
Argumentar auténticamente la existencia y la condición espiritual del alma humana en diálogo real con las ciencias biomédicas contemporáneas.
Es una ciencia moral, no técnica, que ofrece criterios éticos a las ciencias experimentales sobre la vida.

lunes, 13 de abril de 2009

¿Aborto Terapeutico? por Dr. Patricio Ventura Junca

¿ABORTO TERAPÉUTICO? - POR: DR. PATRICIO VENTURA-JUNCÁ.

POR: DR. PATRICIO VENTURA-JUNCÁ.
Profesor Titular de Pediatría y Bioética UC Miembro de la Pontificia Academia para la Vida.


En el debate sobre el aborto terapéutico se han mezclado situaciones médicas y sociales que tienen una valoración ética diferente y que han confundido a la opinión pública.

Lo primero es eliminar de la discusión el que se requiere una legislación para salvar la vida de la madre cuando el único tratamiento posible para hacerlo implica la muerte del embrión. Situaciones en que a veces ocurre esto, son la infección ovular, la pre-eclampsia y el embarazo ectópico.

En estos casos excepcionales, todos los médicos saben que el arte médico exige actuar velando por la vida de ambos y que cuando solo es posible salvar la vida de la madre es necesario actuar en forma prudente y competente. En el caso de la infección ovular (infección del los anexos y del embrión o feto), por ejemplo, si después de intentar el tratamiento de la infección con todos los medios posibles, la madre está por iniciar una septicemia que provocará tanto su muerte como la de su hijo, se requiere extraer el foco que provoca la infección en el cual está el feto, pues sino ambos morirán.

Esto se hace en todos los hospitales de Chile. Esto no es un aborto directo ni terapéutico, pues, ni la madre ni el médico tienen como intención eliminar al niño no nacido. Solo se realiza un tratamiento que salva la vida de la madre y que conlleva en algunos casos la muerte del hijo (cuando ocurre en una etapa precoz del embarazo en el que feto no es viable), como un efecto no deseado ni buscado directamente. Se le puede por eso denominar aborto indirecto. Además si no se actúa, morirán tanto la madre como el hijo. No actuar oportuna y prudentemente sería negligencia.

Hay otras situaciones en que el embarazo agrava una enfermedad de la madre como la diabetes o una enfermedad renal grave. En estos casos no ha peligro inminente de la vida de la madre y no se justifica la eliminación del feto. No hay proporcionalidad entre el beneficio para la madre (evitar el agravamiento de la enfermedad) y la muerte del hijo. Además en estos casos siempre hay tratamientos para paliar el agravamiento y se puede interrumpir el embarazo antes de llegar al término y tener un niño vivo.

Otro tema es buscar la despenalización del aborto en situaciones extremas y angustiosas como son el caso de la violación. En estos casos estamos frente a un aborto directo. En este tema se pone en juego el valor y respeto a la vida de todo ser humano inocente. Las circunstancias pueden enturbiar la conciencia. No se debe por eso juzgar a las personas sino los actos.

Uno de mis alumnos de medicina, que consideraba que en la violación se podría permitir el aborto terminó reflexionando: “La violación es una gran injusticia que no puede ser solucionada con otra injusticia mayor, cual es la de eliminar a un ser inocente sin ninguna responsabilidad de lo ocurrido”.

¿Qué se puede hacer?

Mucho.

El estado debería apoyar a varias fundaciones que acompañan a mujeres o niñas en situaciones dramáticas en que la tentación de abortar es grande. La experiencia muestra que una mano cálida y generosa ha permitido la sobrevida de muchos niños que han sido adoptados y gozan de una vida digna. Para la madre habrá 9 meses difíciles y dolorosos. Durante el resto de su vida tendrá la dolorosa herida que deja una violación, pero vivirá también con la satisfacción de saber que no eliminó a alguien que tenía todo el derecho a vivir.

El concepto de “aborto terapéutico” es equivocado y ambiguo. El término ha sido usado como una estrategia para introducir progresivamente el aborto directo en los países donde este no está legalizado o despenalizado.

Este es un tema en que es indispensable que los candidatos a la presidencia se definan con claridad para que los ciudadanos tomen una decisión con conciencia informada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada