«Bio-ética» = «ética de la vida»

La confirmación precisa y firme del valor de la vida humana y de su carácter inviolable, irreductible, que por su valor intrínseco, reclama ser tratada con amor de benevolencia.
La responsabilidad de la promoción y defensa del derecho a la vida, un compromiso existencial y práctico a favor de todas las personas, en especial, de los más débiles
Argumentar auténticamente la existencia y la condición espiritual del alma humana en diálogo real con las ciencias biomédicas contemporáneas.
Es una ciencia moral, no técnica, que ofrece criterios éticos a las ciencias experimentales sobre la vida.

miércoles, 22 de abril de 2009

Enciclica Evangelium Vitae

El Papa Juan Pablo II en Evangelium Vitae afirma:

"La vida humana comienza en la concepción. En ese instante Dios crea un alma eterna, única y el pequeño bebé es imagen de Dios. Es Dios quien lo forma y lo plasma con sus manos, que lo ve mientras es todavía un pequeño embrión informe (cf. Sal 139/138).
Incluso cuando está todavía en el seno materno -como testimonian numerosos textos bíblicos- el hombre es término personalísimo de la amorosa y paterna providencia divina.” (, Cap. 3, #61).

"El Magisterio pontificio más reciente ha reafirmado con gran vigor esta doctrina común (condenando del aborto). En particular, Pío XI en la Encíclica rechazó las pretendidas justificaciones del aborto; Pío XII excluyó todo aborto directo, o sea, todo acto que tienda directamente a destruir la vida humana aún no nacida, «tanto si tal destrucción se entiende como fin o sólo como medio para el fin»; Juan XXIII reafirmó que la vida humana es sagrada, porque «desde que aflora, ella implica directamente la acción creadora de Dios». El Concilio Vaticano II, como ya he recordado, condenó con gran severidad el aborto: «se ha de proteger la vida con el máximo cuidado desde la concepción; tanto el aborto como el infanticidio son crímenes nefandos»".
"Declaro que el aborto directo, esto es, el aborto voluntario empleado como un fin o un medio, siempre constituirá un grave desorden moral, puesto que es la muerte deliberada de un ser inocente. Ninguna circunstancia, propósito o ley de ninguna naturaleza podrá jamás volver lícito un acto que es intrínsecamente ilícito, puesto que es contrario a la ley de Dios que se halla escrita en cada corazón humano, es dictada por la razón misma y proclamada por la Iglesia" (Evangelium Vitae 62C).
Ver también encíclica de Pío XI: Casti connubii

Enciclica Evangelium Vitae en PDF
http://www.uca.edu.ar/esp/sec-fvf/esp/docs-documentos/aborto/Documentos-Eclesiales/Santo-Padre/Aborto-E-Vitae.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada