«Bio-ética» = «ética de la vida»

La confirmación precisa y firme del valor de la vida humana y de su carácter inviolable, irreductible, que por su valor intrínseco, reclama ser tratada con amor de benevolencia.
La responsabilidad de la promoción y defensa del derecho a la vida, un compromiso existencial y práctico a favor de todas las personas, en especial, de los más débiles
Argumentar auténticamente la existencia y la condición espiritual del alma humana en diálogo real con las ciencias biomédicas contemporáneas.
Es una ciencia moral, no técnica, que ofrece criterios éticos a las ciencias experimentales sobre la vida.

jueves, 14 de mayo de 2009

Suicidio y Bioetica

Autor: P. Jorge Loring | Fuente: Para Salvarte

Suicidio y bioética

El suicidio, es decir, quitarse a sí mismo la vida deliberadamente y por propia iniciativa es una falta grave.El hombre tiene obligación de conservar la propia vida

8.Es, además, un pecado contra este mandamiento el suicidio, es decir, quitarse a sí mismo la vida deliberadamente y por propia iniciativa44.El hombre tiene obligación de conservar la propia vida45.

Por lo mismo no es lícito exponerla temerariamente cuando no lo aconseja razón alguna del deber o caridad46.Tampoco es lícita la propia mutilación, a no ser que no se pueda por otra vía proveer a la salud de todo el cuerpo47.El suicidio es pecado grave porque la vida no nos pertenece a nosotros, sino a Dios, que nos la ha entregado en usufructo48.No puedo quemar la casa en que vivo porque no es mía: la tengo sólo arrendada.¿Acaso me he dado yo la vida para considerarla como mía? Pero generalmente el suicida lo hace en un momento de arrebato o desesperación. Y esto es un atenuante.

Las situaciones difíciles se superan pidiendo a Dios que nos libre de ellas o nos dé fuerzas para sobrellevarlas. Pero el suicidio no arregla nada: lo estropea del todo y para siempre. Por eso sólo la locura o la irreligión pueden llevar al suicidio."El suicidio lo cometen frecuentemente personas que por enfermedad, o por otras causas, no son totalmente dueñas de sí mismas. De ordinario es difícil medir el grado de responsabilidad y de culpabilidad que contraen"49."Trastornos psíquicos graves pueden disminuir la responsabilidad del suicida"50."La Iglesia ora por las personas que han atentado contra su vida"51.Antes, La Iglesia negaba a los suicidas las ceremonias religiosas. Pero desde 1971, sólo niega los funerales religiosos a los que expresamente han manifestado su rechazo.

No es suicidarse el perder la vida en un acto de servicio o de caridad52, como al salvar a un náufrago.Aunque uno sepa, al tirarse al agua, que es posible pierda la vida.Esto no es suicidarse, pues no se busca la muerte directamente, sino que se pierde la vida al querer salvar a otro.Pero "nadie puede exponer su vida a peligros graves sin causa proporcionada que justifique la exposición al mismo"53.

Tampoco sería suicidio ofrecer la propia vida para salvar la de un inocente, como el caso del P. Maximiliano Kolbe, que se ofreció a morir a cambio de un padre de familia en un campo de concentración alemán. Efectivamente, murió voluntariamente, pero nadie lo considera suicida, sino mártir.Caso similar es el de un condenado a muerte a quien se le da el modo de quitarse él mismo la vida.Incluso podría asimilarse el caso del espía que se quita la vida como único modo de proteger informaciones secretas que pueden poner en peligro a su patria. Este quitarse la vida no sería un suicidio moral. Así opina el célebre moralista Häring54.

44. ANTONIO ROYO MARÍN,O.P.: Teología Moral para seglares, 1º, 2ª, II, nº 447. Ed. BAC. Madrid. regresar
45. DENZINGER: Magisterio de la Iglesia,nº 1938c. Ed. Herder. Barcelona. regresar
46. DENZINGER: Magisterio de la Iglesia,nº 1939. Ed. Herder. Barcelona. regresar
47. DENZINGER: Magisterio de la Iglesia,nº 2246,2348. Ed. Herder. Barcelona. regresar
48. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2280 regresar
49. Conferencia Episcopal Española: Ésta es nuestra fe, 2ª, III, 7, 2, 2, c. EDICE. Madrid, 1986. regresar
50. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2282 regresar
51. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2283 regresar
52. ANTONIO ROYO MARÍN, O.P.:Teología Moral para seglares,1º, 2ª, II, Nº 444,3º.Ed.BAC.Madrid regresar
53. ANTONIO ARZA, S.I.: Preguntas y respuestas en cristiano, pg. 245. Ed. Mensajero. Bilbao. regresar
54. BERNHARD HÄRING: SHALOM:Paz, XVI, 2. Ed. Herder. Barcelona. 1998. regresar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada