«Bio-ética» = «ética de la vida»

La confirmación precisa y firme del valor de la vida humana y de su carácter inviolable, irreductible, que por su valor intrínseco, reclama ser tratada con amor de benevolencia.
La responsabilidad de la promoción y defensa del derecho a la vida, un compromiso existencial y práctico a favor de todas las personas, en especial, de los más débiles
Argumentar auténticamente la existencia y la condición espiritual del alma humana en diálogo real con las ciencias biomédicas contemporáneas.
Es una ciencia moral, no técnica, que ofrece criterios éticos a las ciencias experimentales sobre la vida.

lunes, 22 de febrero de 2010

Riesgo de que la píldora del día después pueda causar trombosis en las mujeres que la usan

Riesgo de que la píldora del día después pueda causar trombosis en las mujeres que la usan

Es conocido, y está ampliamente admitido, que la píldora anticonceptiva puede, como efecto secundario, causar trombosis, especialmente trombosis venosa profunda (Ver Provida Press nº 327). Ciertamente la incidencia de este problema es pequeña, pues está cifrada en alrededor de 1/5000 mujeres. El problema es que, aunque proporcionalmente esta cifra sea baja, dado el elevado número de usuarias, globalmente puede ser significativa.

En este sentido, recuerdo que durante mi estancia en el hospital “La Fe” de Valencia, en donde en mi calidad de Jefe de Departamento de Buiopatología Clínica, teníamos bajo nuestro control los problemas tromboembólicos secundarios a la anticoncepción oral, pues bien, que era raro el mes que en la sesión clínica habitual no viéramos a alguna mujer, generalmente joven, con un problema tromboembólico, lo más a menudo trombosis venosa profunda en los miembros inferiores. Ciertamente la incidencia de 1/5000 no parece elevada, sin embargo, cuando veíamos a estas mujeres, la percepción del riesgo que el uso de la píldora anticonceptiva supone, no dejaba de impresionarnos, especialmente si se tiene en cuenta que en algunas ocasiones la píldora anticonceptiva no había sido recetada con finalidad anticonceptiva, sino por razones menores, como podían ser pequeñas alteración de la regla o razones estéticas. No se si en el mercado farmacéutico seguiría vigente el uso de un fármaco si tuviera los efectos secundarios que la píldora tiene.

Por otro lado, este riesgo se incrementa hasta 20 a 40 veces si la mujer es portadora de algún factor genético de riesgo trombótico, como puede ser el denominado factor V Leiden, cosa que se da en nuestro medio entre el 3 % al 5 % de las mujeres.

Por ello, parece que antes de iniciar el uso de estas píldoras no sería desaconsejable el conocer si la usuaria era portadora de uno de estos factores de riesgo, para en ese caso recomendarle la utilización de otro medio contraceptivo.

Pues bien, todo esto viene a cuento de que la píldora del día después tiene como principio activo el levonorgestrel, una de las hormonas que en la mujer pueden provocar los temidos accidentes tromboembólicos. Además, la dosis de levonorgestrel que la píldora del día después tiene es una quince veces superior a la de una píldora anticonceptiva y no muy lejana de la de todo un ciclo de 21 días.

Se puede argüir que la píldora del día después se toma solo una vez y que la píldora anticonceptiva se suele tomar durante largos periodos de tiempo. Sin embargo, también es sabido que muchas veces los accidentes tromboembólicos que aparecen en las mujeres que toman la píldora anticonceptiva se dan tras la ingestión de las primeras dosis y que además si la píldora del día después se expende, como ahora ocurre, sin receta, no es improbable que las mujeres, especialmente las jóvenes, la tomen varias veces, sino muchas, durante un año, al usarse no como medicación contraceptiva de urgencia, sino como medio anticonceptivo habitual.

Por todo ello, nos parece que el riesgo trombótico que puede acompañar al uso de la píldora del día después, aunque en lo que a mi conocimiento alcanza no se hayan descrito todavía casos de trombosis secundarios a su uso sea real.

Todo lo anterior viene a cuento de la polémica suscitada en los medios de comunicación en torno a la irresponsabilidad médica que puede suponer expedir sin receta médica la píldora del día después y el riesgo que esto puede suponer de cara a padecer problemas tromboembólicos por parte de las mujeres que la usan. Un riesgo que yo diría que es pequeño pero real.

En este sentido, entiendo que muchos farmacéuticos se muestren contrarios a dispensar un fármaco que tiene los problemas secundarios que comentamos sin poder controlar, por medio de la receta médica, que no se está abusando de su uso, aunque de ninguna forma se puede excluir, que una sola dosis de levonorgestrel de 1500 ug pueda ser la causa desencadenante de un problema tromboembólico, especialmente una trombosis profunda de miembros inferiores, en la mujer que la usa, algo que parece preceptivo que se haga constar de forma clara en los prospectos que acompañan al fármaco y que se destaque en las campañas que desde Ministerio de Sanidad de nuestro país o desde cualquier otro organismo público o privado se lleve a cabo para promocionar su uso.

Por todo lo anterior, no nos parece raro que los farmacéuticos arguyan la objeción de ciencia, además de la de conciencia, en contra de la dispensación de la píldora del día después sin receta.



Justo Aznar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada